miércoles, 2 de noviembre de 2011

21111

Cuando la compostura se pierde casi tanto como la noción del bien y el mal y solo te apetece sexo animal en cualquier parte.



Un drama para cada vida...

"Toda historia tiene un final bonito, aunque no tiene porque ser feliz"
Y así es como me siento, infeliz. Aunque no del todo, no sé por qué, pero siento una curiosa sensación de satisfacción, quizás por como hemos pasado la mañana, quizás porque si y punto. Y en cada beso y cada abrazo dado, me he sentido un poquito más completa siempre. Porque si supiera cómo, moriría en este instante, como te he dicho hoy que hiciéramos. Descolocaste mi mente, rompí promesas, te dejé un clinex que te has apropiado...me corrompes. Tú y esa mata de pelo color moco, que sin gustarme demasiado el verde, me gusta. Definitivamente me olvido de olvidarte y mira que me lo prometí. Hoy, quedaran las cosas como quedaran sería para siempre. Y UNA MIERDA. Aun me queda la imaginación y la capacidad de inventarte a mi lado, como yo quiera y haciendo lo que yo quiera. Suena maquiavelico y bastante enfermizo, pero que más da.
Me despido con un hasta luego, y quizás con un beso, no sé ya me lo pensaré. 
Y te recuerdo, que tu y yo tenemos una promesa. Promesa que espero que recuerdes, que quizás habla, y solo quizás, de como acabaremos casados si cuando seamos viejos y feos (tú porque yo conservaré mi belleza intacta)  no lo hemos hecho aun.



Ojalá mañana te encuentre en mi portal como tantas otras veces...
CACAFUTI...eternamente